Aída Panal
15098
post-template-default,single,single-post,postid-15098,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Aída Panal

Alumni Laude El Altillo - Aída Panal

Aída Panal

Me llamo Aida y soy de la promoción del 2011, de una de las clases más charlatanas. Desde la ESO, siempre tuve claro que me decantaría por las ciencias sociales y finalmente así fue. Estudié el doble grado en Publicidad y Relaciones Públicas y Marketing e Investigación de Mercados en la Universidad de Cádiz. Tras 5 años de carrera en los que aprendí bastante, tuve la oportunidad de participar en varias ferias y eventos organizados por la propia universidad como las conocidas charlas TEDx, de la que formé aparte del equipo de producción.
En el último año de carrera, no tenía muy claro por qué camino seguir así que decidí probar cómo sería el día a día de un departamento de ventas realizando las prácticas en la cadena de hoteles Barceló. Aunque estuve muy a gusto durante las prácticas, quería probar otros campos así que realicé un Máster en Dirección de Marketing Digital y Social, también en la Universidad de Cádiz. El máster hizo que viera un mundo lleno de posibilidades digitales y continué formándome en Analítica Web y en Digital User Experience Management, de la mano de la fundación UNED y ESIC.
Al finalizar el master tuve la oportunidad de comenzar unas prácticas en una multinacional de comunicación digital en Barcelona llamada OMG, pero durante mi estancia allí me ofrecieron un puesto de trabajo en una empresa  dedicada al Marketing Móvil con sede en Croacia y Estepona, ¡y allá que fui! Actualmente trabajo aquí en el departamento de Marketing como responsable de nuestros servicios en Kenia y Emiratos Árabes Unidos. Me acuerdo muchísimo del colegio porque gracias a tooodas las horas de inglés que teníamos y a los exámenes de Cambridge que realizábamos allí mismo, ahora puedo desenvolverme sin problema con mis compañeros y proveedores extranjeros.
Ahora que han pasado los años y aunque el paso por la universidad fue una de las mejores épocas, echo de menos cuando estaba en el colegio con todos mis compañeros, que convivíamos juntos día a día de 9 a 5, toda una jornada laboral. Y por supuesto a los profesores que hacían que me esforzara y diera lo mejor de mí. Ahora que estoy trabajando me doy cuenta de esa disciplina que adquirí allí en El Altillo que hace que crezca y mejore como profesional.