Alejandra Fonlut
15053
post-template-default,single,single-post,postid-15053,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Alejandra Fonlut

Alejandra Fonlut

Alejandra Fonlut

Soy Alejandra Fonlut de la promoción de 2013. Hace ya cuatro años que acabé bachillerato de Ciencias Sociales. Siempre había tenido claro lo que quería estudiar, asi que me mudé a Madrid para empezar la carrera de administración y dirección de empresas en inglés en la universidad Carlos III.

Llegué a El Altillo en 2º de la eso. Estudiar allí desde el primer momento me hizo darme cuenta de lo importante que es hablar idiomas. Cuando llegué mi nivel de inglés era medio y tras seis años allí (incluyendo un año de intercambio en Bredon School) acabé con un nivel alto gracias a las facilidades que nos daba el colegio, tanto con los profesores, como con los exámenes oficiales. Así que recomendaría a todos que le deis prioridad y aprovechéis mucho la oportunidad que tenéis al estar en un colegio así.

Gracias a esto he podido cursar la carrera universitaria en ingles al completo y he tenido la oportunidad de vivir un año de intercambio en estados unidos, en Lousiana State University, probablemente la mejor experiencia de mi vida. No solo por el hecho de vivir en un continente distinto si no también por ser parte de su cultura, poder asistir a las clases (mas prácticas y participativas que en las universidades de España) y por haber viajado muchísimo durante esos meses.

Al llegar de estados unidos conseguí unas prácticas en Kia Motors Iberia en el departamento de marketing y llevo ya 9 meses allí. Poner en práctica lo aprendido en los años de estudio y entrar en el mundo laboral es algo nuevo para mí, pero hace que te des cuenta de que todo el esfuerzo durante los años de estudiante vale la pena si consigues trabajar en lo que te gusta.

Sin duda, guardo muy buen recuerdo de mis años en el colegio, del cariño de los profesores, los amigos para toda la vida que hice y de la educación recibida. Y sobre todo de las actividades extra académicas, deporte, voluntariado, eventos etc. Si tuviese que elegir otra vez, sin duda volvería a El Altillo.