Laura Tundidor
15081
post-template-default,single,single-post,postid-15081,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Laura Tundidor

Laura Tundidor

Laura Tundidor

Soy Laura Tundidor, antigua alumna del Altillo de la promoción del 2010. Cursé el bachillerato de ciencias tecnológicas, y tras la selectividad empecé a estudiar Ingeniería de Edificación en la Universidad Politécnica de Madrid.

Tuve la suerte de tener siempre claro (o al menos en gran parte) a lo que me quería dedicar, por tanto no tuve mucho problema a la hora de elegir mis estudios universitarios.
El último año de carrera tuve la gran oportunidad de hacerlo en el extranjero, con una beca Erasmus. El destino fue Nápoles (Italia), y a día de hoy creo que fue una de las mejores decisiones de mi vida. Me permitió aprender un nuevo idioma, empaparme de una nueva cultura y aprender muchísimo en todos los ámbitos de mi vida. Si esto le sirve a alguien que esté indeciso sobre si estudiar fuera o no ¡por favor, hazlo, no te arrepentirás!

Después de graduarme en Nápoles, decidí quedarme allí un año más de prácticas en un estudio de arquitectura, afianzando los conocimientos que había aprendido y empezando a desarrollar mi carrera profesional.

Después de ese año, volví a Madrid, y actualmente me encuentro cursando un máster de Project Management y trabajando en el departamento de Costes y Presupuestos de la ingeniería Aecom. Así que finalmente puedo decir que el esfuerzo está empezando a dar sus frutos.

En cuanto a mis años en el colegio, los recuerdo con enorme cariño. Estuve sólo los dos años de bachillerato, pero siempre me sentí como en casa. Tanto los alumnos como los profesores me acogieron como si llevara allí desde primaria como el resto de alumnos, y a día de hoy sigo manteniendo esas amistades. Siempre tuve ese sentimiento de que de verdad se preocupaban por nosotros y por nuestro futuro, y se lo agradezco enormemente.

En definitiva, parte de lo que soy se lo debo a ellos. ¡Espero veros pronto!