Elyza Warburg
15159
post-template-default,single,single-post,postid-15159,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Elyza Warburg

Elyza Warburg

¡¡Hola!! Mi nombre es Elyza Warburg y estudié en Laude el Altillo School desde los 3 a los 18 años. A día de hoy todo el mundo que me pregunta por el cole solo tengo palabras bonitas que decir, pase unos años maravillosos. Del cole me llevo unos amigos que se han convertido en familia y unos profesores que me han inspirado y marcado para siempre.

Tras terminar los dos años de Bachillerato de Ciencias de la Salud y con la idea de aplicar a la carrera de veterinaria decidí en el último momento hacer un año sabático. A pesar de que me encantara la idea de estudiar veterinaria, decidir una carrera con 18 años es una cuestión muy importante que marca tu futuro, y tras hablar con varios profesores, me incitaron a viajar y conocer mundo, culturizarme y ver lo que realmente me gustaba e inspiraba. Después de un año viajando y realizando cursos de orientación profesional decidí quedarme en Londres y estudiar International Business con Alemán en Regents University London. Me dí cuenta que quería crear algo por mi cuenta y necesitaba las bases y el conocimiento sólido de cualquier negocio. Han sido cuatro años de carrera fantásticos en los que también tuve la oportunidad de realizar dos Erasmus en Lisboa y Berlín.

Tras terminar la carrera decidí hacer unas prácticas en producción de moda en la revista HOLA! Acabé trabajando un año allí, fue una experiencia increíble en la que pude aprender desde cero cómo funciona una producción, los shootings, las modelos, los reportajes, etc. Al cabo de un año comencé a trabajar en Starlite Festival, un festival que se realiza todos los veranos en Marbella y cuenta con un abanico de artistas internacionales maravilloso. Fue aquí cuando me di cuenta que mi pasión eran los eventos y que quería montar algo relacionado con ello.

Por eso, desde hace medio año estoy involucrada en un proyecto propio de renovación para convertir un antiguo cortijo andaluz en una finca para eventos tanto de ocio como corporativos.

Aunque hace ya seis años que terminé el cole, parece que fue ayer, el tiempo ha pasado tan rápido que no me lo creo. Éramos como una pequeña familia, al fin y al cabo son 15 años de tu vida conviviendo con los mismos profesores que sabían perfectamente cuando tenías un mal día y necesitabas hablar, la misma médico harta de excusas para poder ir a la enfermería y saltarnos un ratito de clase, los mismos cocineros que de cuando en cuando te quitaban el plato de comida cuando no te gustaba lo que había de comer y los mismos compañeros de pupitre que prácticamente eran hermanos. Nadie era mejor que nadie y solo se trataba de respetar, desarrollar las capacidades y forjar nuestras propias personalidades, todas las opiniones eran válidas y cualquier excusa era buena para comenzar un debate lingüístico. Un lugar para aprender y de paso, disfrutar en el camino.